Mi cuenta

Default welcome msg!

No tienes artículos en tu carrito de compras.

Guías de cuidado

Cuidado de la Ropa

Para que la ropa dure más tiempo y en excelentes condiciones recomendamos mantener seca y ventilada la ropa sucia hasta el momento de lavarla de lo contrario, la humedad podría ocasionar la aparición de moho y mal olor.

Ya sea a mano o a lavadora, lavar por separado las prendas blancas o delicadas de la ropa de color o de mezclilla que puedan decolorarse, del mismo modo, separar suéteres, cobijas y calcetines que sueltan pelusa para evitar que maltraten o apelmacen las otras prendas.

Traje, Saco, Blazer

El saco del traje, saco y el blazer deben de lavarse de manera profesional una o dos veces al año. Al final del día se deben de vaciar los bolsillos y desabrochar los botones para poder pasar un cepillo de cerdas suaves y firmes sobre la prenda con recorridos cortos y rápidos, primero hacia arriba y luego hacia abajo.

Colgar en un gancho mientras se toma una ducha, ayuda a que el vapor (durante 10 minutos) elimine las arrugas.

Planchado

Recurrir al planchado profesional (tintorería) hará que la prenda se vea como nueva, así no se somete a las fibras al abuso frecuente de las lavadas.

Colgado

Después de usarlo, cuélguelo en un gancho contorneado especial para estas prendas. Dejar descansar cuando menos 24 horas antes de volver usarlo.

Utilizar cubiertas para hombros o bolsas de tela, permiten la respiración de la prenda y al mismo tiempo la protegen del polvo. No usar bolsas de plástico. Si hay polillas en el lugar de residencia, considerar guardar las prendas en un lugar frio.

Camisa

La camisa de algodón puede ser lavada y secada a máquina, se deberá retirar de la secadora mientras esta húmeda. En ocasiones, si la prenda lo requiere, realizar un lavado profesional (tintorería) o lavarlo a mano. En todos los casos deben de colgarse colgadas.

Muchas camisas de rayón o lino se envían a un lavado profesional, en cambio las de seda deben de lavarse cuanto antes. En caso de lavar a mano, usar agua fría, un jabón ligero y dejar escurrir colgadas en un gancho de madera o acojinado.

Planchado

La camisa de algodón debe de esta húmeda antes del planchado. Esto se logra rociándola con agua y enrollándola fuertemente en una toalla de baño. Usar una plancha de tibia a caliente para algodón 100%, una temperatura menor para mezclas de algodón y una temperatura alta para el lino. Los botones no se planchan, ya que esto hace que se rompan. La seda y el rayón son sensibles a la temperatura, de manera que es necesario plancharlos a temperaturas más bajas.

Colgado

Usar un gancho acojinado.

Corbata

Se puede aprovechar el vapor cuando se toma una ducha para quitarle las manchas a las corbatas de seda. El primer paso es colgar de una puerta y cuidar que no se moje, dejar que el vapor haga contacto con la mancha. Después sumergir la punta delgada de la corbata (la que siempre va por atrás) en un buen quitamanchas. Usar la punta mojada para frotar la mancha con movimientos rápidos y en dirección del tejido. Cuando todo lo demás falla, se puede usar la corbata manchada debajo de un suéter o chaleco.

La corbata tejida puede ser lavada a mano usando un jabón suave y secar sobre una toalla.

Planchado

Hoy en día, las tintorerías pueden aplanar las orillas de las corbatas finas que son dobladas a mano. Por lo tanto, se deben limpiar solamente las manchas.

Guardado

No se debe de aflojar el nudo, simplemente quitársela deshaciéndose del mismo. Guardar enrolladas las corbatas tejidas para evitar que se estiren.

Pantalón

Los pantalones de algodón, mezclas de algodón, mezclilla, popelina, pueden se lavados a máquina y secados mediante secadora a una temperatura baja (puede usarse plancha tibia). Los de pana, deben voltearse de adentro hacia afuera, previo al lavado.

Planchado

Para eliminar las arrugas recomendamos el uso de una tela de algodón que cubra la prenda y un atomizador con agua. Cubrir con la tela y planchar una pierna a la vez. Usar una temperatura adecuada.

Colgado

Antes de colgar, retirar el cinturón y vaciar los bolsillos. De preferencia, usar un gancho especial para pantalones, colgándolos de cabeza, o bien, doblados a la mitad en un gancho normal.

Suéter

Lavado

En casi todos los casos, estas prendas deben lavarse a mano o profesionalmente dependiendo de las recomendaciones del fabricante.

Muchos suéteres de algodón pueden lavarse a máquina. Para mejores resultados, voltear la prenda de adentro hacia afuera, usar un ciclo delicado y secar a máquina a baja temperatura.

Usar agua tibia y un jabón suave es recomendable para el lavado a mano de las prendas de lana.

Para lavar a mano se debe de voltear el suéter de adentro hacia afuera y sumergir en el agua de manera delicada, sin torcerlo. Enjuagar con agua fría y repetir el proceso. Para retirar el exceso de agua de la prenda. Colócala encima de una toalla de algodón, enrolla y golpea con suavidad.

Planchado

Si la prenda se arruga, colocar las áreas afectadas debajo de una plancha caliente sin tocar la prenda.

Guardado

Entre usos, agitar el suéter y ventilar sobre una toalla de algodón a la sombra.

Chamarras

Lavado

En casi todos los casos, estas prendas deben lavarse a mano o profesionalmente dependiendo de las recomendaciones del fabricante y por los materiales con los cuales está elaborada la prenda.

Si el material es de Piel y Piu

La piel es un material que requiere de cuidados especiales para su limpieza y lavado, pues si se hace de manera incorrecta podemos dañar su estado natural y echarla a perder al querer tratarlas como un material de lavado fácil como la tela o prendas sintéticas.

Divida la chamarra en varias secciones y comience a frotar suavemente con la esponja húmeda y un poco de jabón de calabaza en alguna sección. Evite mojar la chamarra para que no se ponga rígida.

Una vez que ha frotado la primer sección, seque perfectamente el área lavada con la franela.

Repita el procedimiento en todas las secciones de la chamarra.

Si su chamarra tiene malos olores, puede dejarla oreándose a la sombra.

Si es muy importante leer la etiqueta de lavado que se le da a la prenda para evitar la decoloración y/o maltrato del material de la prenda.